Google Tarjeta d embarque: Gominolas de moras {Ochagavía}

Gominolas de moras {Ochagavía}




Hace poco os comentaba que habíamos hecho una escapada al Pirineo Navarro, concretamente a Ochagavía, nos ha encantado ¿lo conocéis? Es un pequeño pueblo de calles empedradas y geranios en los balcones, perfecto para grandes y pequeñas excursiones a la montaña. Tuvimos  la suerte de disfrutar la fiesta de Orhipean, en la que se intenta recuperar el aspecto que tenía el pueblo en 1900, para ello las gentes se visten como entonces y nos muestran las costumbres de la época, todo el pueblo se vuelca en la fiesta, hasta los más pequeños, mirad…




Nos alojamos en una casa rural en el mismo Ochagavía, que os recomiendo si tenéis intención de visitar la zona, Mayte y Mauri (los dueños de la casa) también regentan un pequeño hotel en Izalzu con mucho encanto, el hotel Besaro. Ya os alojéis en la casa como en el hotel os enseñarán rutas para que disfrutéis de la zona.


Desde Ochagavía la visita a La selva de Irati es obligada, un maravilloso bosque repleto de hayas, imaginad su belleza cuando llegue el otoño…
 




Un producto típico de este pueblo es el licor de moras (en otro post os hablaré del entorno) y por supuesto nos trajimos una botellita a casa, con la que he preparado estas gominolas, con el licor y con el kilo de moras que recogimos nada más llegar a casa, bueno con una pocas, el resto están en el congelador para poder disfrutarlas todo el año :)



Gominolas de moras


150 gr de moras
150 gr de licor de moras
150 gr de agua
100 gr de sirope de arce
10 gr de agar agar

Elaboración:

Trituramos la moras, las pasamos por el pasapuré y el colador pare evitar las semillas, si no os importa encontrarlas os ahorrareis el paso más pesado de la receta. Ponemos el licor a calentar en un cazo, prendemos fuego al licor para quemar el alcohol, cuando se apague incorporamos el agua con el agar agar disuelto en ella, llevamos a ebullición, dejamos que hierva un par de minutos. Retiramos del fuego y añadimos el puré de moras. Cuando se atempere un poquitín ponemos el sirope de arce y volcamos todo en el molde donde vayamos a dejarlo enfriar. Lo ponemos en la nevera hasta que solidifique. 

Cuando estén listas cortamos nuestras gominolas y las servimos con unas hojas de menta fresca y unas almendras, tendréis un aperitivo apto para grandes y pequeños, además de haber reducido considerablemente el índice glucémico de las gominolas convencionales. Espero que os gusten!!!

PD. El azúcar que se ve en la foto es decorativa y prescindible.

33 comentarios:

  1. Me gusta experimentar con la gelatina, ahora estoy en otro "proyecto" con gelatina y me encanta, las "chuches" me parecen ideales y más ricas y poder hacerlo con el sabor que más nos guste es otro punto a su favor.
    Me encanta el lugar de vacaciones, el norte español es precioso, y que recreen el pasado es curioso y a la vez bonito.
    Feliz semana!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Esas gominolas son un peligro! Empiezas con una y acabas con todas! xD
    Las fotos preciosas, por cierto ;)

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
  3. Oooh que pasada de gominolas!! Me mandas un par?? Que bonitas y que ricas!! Un besito

    ResponderEliminar
  4. Es como un salto en el tiempo, Heva. No me puedo creer que aun haya gente lavando como antaño... La zona una preciosidad y las gominolas, que te voy a contar... echa unas cuantas contra la pantalla, haber si pillo alguna, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Ahora veo que es una recreación... ingenua de mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mercè :) pero hacen lo imposible para que te sientas como entonces, no permiten coches, tapan todas las señales y carteles,... merece la pena verlo ;)

      Eliminar
  6. Me quedo con todo, las gominolas se ven deliciosas, de moras. Y el reportaje fotográfico enseña lo mejor de una zona, que conozco un poco, pero desde un punto de vista del pasado. Es una zona donde llama la atención la amabilidad de sus gentes, y donde puedes encontrar maravillosos productos de elaboración propia, como este licor de moras. Espero no parecer muy nostálgica, pero, de repente, viendo las fotos, me han llegado un montón de recuerdos y anécdotas.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo contigo, lo mejor de la zona, su gente, por eso aunque visitamos más lugares del entorno quería dedicar un post solo a Ochagavía y a esta fiesta popular.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  7. Que curiosa esa fiesta! tiene que ser muy interesante para los niños!
    Flipo con lo bien que te han quedado las gominolas.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno, estoy con la boca abierta que no puedo más, no sólo por las gominolas sino por el viaje :O qué pasada de fotografías, dan ganas de plantarse en Ochagavia ahora mismo! Un beso muy fuerte. Muuuuuuuuua

    ResponderEliminar
  9. Qué preciosidad! Aunque como navarra no es que sea muy objetiva :P Las fotos son preciosas y la receta una maravilla, la probaré pero cambiaré el sirope de arce por ágave. Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Yo también las hcie hará un par de anyos están riquísimas y desde luego que vale la pena!!!! Me encnatan las fotos, pero eso no es una novedad aquí:-))) besos guapa

    ResponderEliminar
  11. Que fotos más más más bonitas!!! Enamorada me he quedado!! Enhorabuena!!
    Confeti en los bolsillos

    ResponderEliminar
  12. Fotos lindas a receita esta de dar agua na boca.
    Eu adoro amoras mas este ano não apanhei nenhumas
    Bj

    ResponderEliminar
  13. wow! Se ve tan deliciosa. Gracias por esta receta.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué gozada, Eva! Lo conocía pero no he estado, es uno de esos destinos pendientes, desde que vivía en Vitoria y ahora aunque estoy un poquitín más lejos lo sigo teniendo en la lista. Tu entrada me ha puesto los dientes largos. Y también por las gominolas de mora, que tienen que estar estupendas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Las gominolas son mis chuches preferidas, pero desde hace tiempo que no encuentro en las tiendas o puestecillos nada parecido a las que comía de pequeña. Estas deben ser un a delicia además de sencillas y más naturales imposibles. Preciosas fotos de la receta y de tu viaje, besos

    ResponderEliminar
  16. Holaaaaaaaa! Hace tiempo que quiero hacer gominolas con agar-agar pero como tengo esa fobia gelatinera pues nada, que no me animo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Estuve en Diciembre y me parecio un pueblo con mucho encanto, todo nevado!.¡¡Y CÓMO SE COME!!
    Me llevo tu receta que no las he hecho nunca y tienen una pinta bárbara.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. hum que buenísimas . me han hecho recordar las delicias turkas , magnificas fotos
    un abrazo desde menorca

    ResponderEliminar
  19. Las mejores gominolas del mundo junto a es paseo que reconforta el alma Heva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. No sé si son más deliciosas las fotos o las gominolas. Lástima no poder conseguir moras!

    ResponderEliminar
  21. Por favor que monada de receta!!! las hago si o si, tengo que volver a organizar mi salida en busca de moras cada año voy un par de veces. Con la primera salida he hecho mermelada con la segunda esta maravilla. Gracias por la receta, bonito sitio y bellisimas fotos. Beso morado! :)

    ResponderEliminar
  22. Una entrada gastro-turística muy chula.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué maravilla de fotos y de gominolas!, me ha encantado la entrada.
    besos

    ResponderEliminar
  24. No conocía ese pueblo ni la tradición, qué curioso! Me ha encantado y creo que les has hecho buena promoción turística que nos has dejado a todos con ganas de ir :) Y las gominolas muy muy tentadoras. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Ohh Eva me encanta visitar estos pueblos y de tus gominolas que te digo, me llevo tu receta porque me gusta mucho. Besotes.

    ResponderEliminar
  26. Que buenas, con lo que me gustan las moras de gominolas.
    Un lugar sin duda, precioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. No me han gustado, me han encantado¡ mucho más sanas y te han quedado perfectas. Un beso grande, Teresa

    ResponderEliminar
  28. Heva, un lugar de ensueño, igual que las fotos!!! Me encantan estas gominolas, tomo nota, tengo que hacer algo parecido, así doy una alegría a los niños y no comen más de las industriales que ya no se sabe que diós llevan. Feliz fin de semana, guapa!

    ResponderEliminar
  29. Es imposible venir aquí y no enamorarse de tus fotos, reina mía!
    La escapada, genial y qué suerte encontrarse con esa fiesta, vaya pasada! Me imagino lo que disfrutaron los enanos!
    Lo de las gominolas caseras nunca lo he intentado...habrá que poner remedio. Yo traje licor de maracuyá de las Azores, me ha picado la curiosidad, a ver si consigo buenas "chinolas" frescas por estos lares...
    Un beso grande, mi niña!

    ResponderEliminar
  30. Me cuesta elegir , gominolas o fotos? Imposible, me quedo con todo. Ya me imagino ese punto ácido de la mora y ese sabor intenso, delicioso. Las fotos fuera de serie y la de las ovejas preciosas. Bueno, ahora sólo me hace falta el licor. Un beso!

    ResponderEliminar
  31. Pintaza!!!!!!!!!! Una manera sana y rica de comer golosinas!!!

    ResponderEliminar