Google Tarjeta d embarque: Calamares veganos

Calamares veganos




Ando estos días liada preparando un proyecto para la próxima temporada y me está absorbiendo el tiempo, pero para bien, estoy disfrutando de lo lindo. Y creo que el grupo también, ya os hablaré de él en otoño, cuando esté totalmente acabado.

De momento os dejo una receta, la fotografié ayer, con el cielo negro, negro, después de una granizada tremenda, con la ventana abierta a tope, sin cortina, sin difusor,… vamos, aprovechando la luz al máximo, no quedaba otra que hacer unas fotos oscuras. No hay que luchar contra las circunstancias es mejor aceptarlas y dejarse llevar, a veces lo que no está previsto juega a tu favor ;)

La receta es sin gluten, ni huevo, ni lacteos pero que al final no he podido evitar poner estos calamares en un pan (con gluten), cosas del estilismo de las fotos y tambien para recordar aquellos bocatas de calamares que alguna vez comí porque no he sido vegetariana siempre, hace muuuuucho que lo soy pero tengo memoria gustativa. De todas maneras se los di a probar a tres no vegetarianos y todos me dieron el visto bueno, saben a mar ¿me lo das tú?





Calamares veganos

1 cebolla tierna grande o dos si son pequeñas
1-2 cucharadas de algas Espaguetis de mar en polvo
Las algas deshidratadas las encontrarás con facilidad en cualquier herbolario

Para el rebozado:
100 gr de harina de arroz
40 gr de fécula de maíz (maicena)
80 gr de fécula de patata (en herbolario)
3 gr de agar agar
3 gr de levadura química
1 vaso de cerveza

Aceite de oliva para freír y limón para aliñar (opcional)

Elaboración:

Nos ponemos a preparar el rebozado, solo hay que mezclar los ingredientes secos y luego ir añadiendo la cerveza hasta tener el punto adecuado, tiene que ser una pasta espesa, como un yogur no cremoso ¡claro! para que se agarre a los aros de cebolla. He combinado fécula de maíz y de patata porque tenía poca de cualquiera de las dos, puedes usar solo una de ellas. Dejamos enfriar en la nevera mientras preparamos el resto.

Comenzamos moliendo las algas deshidratadas en el molinillo de café, hasta que sean polvo. He escogido espaguetis de mar por su sabor intenso a mar. Cortamos la cebolla en aros de 1-2 centímetros de grosor, con cuidado separamos las anillas y las vamos poniendo en un bol con agua para que pierda fuerza.
Ponemos abundante aceite en una sartén honda, después lo utilizaremos en guisos porque no solemos freír a menudo, yo al menos, cuando esté caliente, sacamos el rebozado de la nevera, escurrimos el agua de los aros, los pasamos por el alga molida, se quedará pegada en los dos cortes (arriba y abajo) es suficiente, de ahí los pasamos a la masa de rebozar y a la sartén caliente. Los freímos de tres en tres para que no se peguen, es muy rápido, están listos en lo que tardas en pasar otros tres por las algas y el rebozado. Al principio la masa queda más clarita pero luego va tomando color y sabor con las algas que van quedando en ella. Escurrimos nuestros calamares vegetales en un plato con un poco de papel absorbente y los servimos con una rodaja de limón (totalmente opcional). 


El rebozado queda crujiente aunque se enfríe.

 

19 comentarios:

  1. Una manera diferente de preparar los calamares y que estoy segura que lejos de restar sabor lo potencia, me gusta mucho la idea aunque no sea vegana!!
    Besotes preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días mi niña ;) Claro, para potenciar el sabor a mar aunque no sea para un plato vegano.
      Feliz fin de semana!!!

      Eliminar
  2. Brutal! Tanto las fotos como la receta. Está para colgar en un museo <3
    Besos Heva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja me alegro que te guste ;) Ya me dirás si te animas a probarla!!!
      Un besazo!!!

      Eliminar
  3. Me ha encantado la receta Eva. Pero lo que mas me ha gustado, ha sido ver, como te las ingenias con un tiempo como el nuestro. Yo hago lo mismo, abro a tope la ventana, de hecho muchas veces abro literalmente la ventana, para que ni el cristal impida la entrada de luz, sin difursor... y a darle. Como bien dices, hay que aprender a ser hoja seca. La hoja seca aprende a volar con el viento, a ir donde el viento la lleva... y no se resiste, es demasiado ligera para poder con las circunstancias... Que poco nos han enseñado a adapatarte a dejarte llevar y cuanto a luchar... Bss y buen fin de semana

    Virginia "Sweet & Sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Virginia!!! ni cristal había para que entrase la luz jaja
      Me encanta tu metáfora de la hoja seca, es preciosa ♥
      Un besazo!!!

      Eliminar
  4. Pues me ha encantado la receta, la luz de las fotos, genial como siempre. Deseando que ese proyecto vea la luz. Bss mi niña.

    ResponderEliminar
  5. Hola Heva! me ha encantado tu receta, y, como no, tus fotos. A ver si sacamos las dos un ratito para charlar. Te echo de menos. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Magdalena, ya ves que estoy como tu, sin un ratito de sentarme a escribirte con calma y eso no puede ser, a ver si las estrellas te traen para Alcalá y que hablemos laaaargo y tendido de proyectos ¡yo tambien te echo de menos!!!

      Eliminar
  6. Qué buena la idea, me parece una receta fantástica como entrante. Las fotos son muy bonitas, enhorabuena aunque tngas que ir corriendo para pillar la luz, nadie lo diría. Hasta la proxima

    ResponderEliminar
  7. A veces me han salido mejor las fotos los días nublados que despejados, pueden controlar mejor la intensidad de la luz. Tu receta me ha encantado, una manera de hacer unos calamares veganos la mar de curiosa y buena. Buen finde guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien suelo preferir los días nublados, sobre todo para hacer fotos blancas, no se quema nada, no hay brillos, pero esto no era nublado era negro jaja Un besazo Silvia!!!

      Eliminar
  8. Oye que buena idea! ya me imagine que se harían con cebolla, pero me gusta mucho el rebozado y la idea de añadir algas para que sepan a mar, muy buena receta.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Qué sepas que te voy a requetecopiar este rebozado maravilloso, ains, mi princesa! si es que aunque no tuvieras luz siempre sacas la varita y obras preciosidades. Y una pregunta, tú crees que cambiando de algas marinas sabrá similar? es que el espagueti marino y yo no nos entendimos :P
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niña! tu siempre me miras con muy buenos ojos ¡love you! elegí el espagueti marino por su sabor intenso a mar, de todas las algas que he usado esa es con diferencia la más intensa pero si no os entendeis utiliza otra, intenta que no sea demasiado discreta, como le pasa al kombu ;) En cuanto al rebozado, te va a encantar, queda crujiente incluso al perder calor, fué un experimento y salió bien, no tengo los conocimientos culinarios necesarios para estar segura de conseguirlo, asique pruebo y si sale ¡genial! y sino lo digo en el post a la espera de alguien con mejor mano ;)
      Un besazo!!!

      Eliminar
  10. ¡Ay Heva! Me has dejado sin palabras con estos calamares veganos y ese rebozado...
    Las fotos como siempre estupendas, hoy me quedo con la que abre el post. Me gusta el contraste de lues y el encuadre.

    Besos,
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi niña! que alegría leerte, como siempre.
      Un besazo!!!

      Eliminar