Google Tarjeta d embarque: Ensalada de raices

Ensalada de raices


Últimamente he estado viendo en pinterest una florecilla silvestre que me gusta mucho pero de la que desconocía el nombre, en todas las fotos la llaman Queen Ann´s lace ¿bonito verdad? segura de que aquí no tiene un nombre tan regio me puse a buscar en Internet y me sorprendió descubrir que se trata de la zanahoria silvestre.

Con lo que me gusta a mi descubrir plantas silvestres comestibles salimos a buscarla, aprovechamos la lluvia del martes pasado, que fresquito se estaba ainsss bueno, que me enrollo, me llevé la cámara para aprovechar las nubes y hacer fotitos y un paraguas ¡claro! y la encontramos ¡a montones!¡al lado de casa! con cuidado desenterramos una para ver si su raíz se parecía a una zanahoria común yyyyyy no, es blanquecina y finita, como la raíz de la mayoría de las plantas silvestres, leñosa, por lo que no la probamos pero al olerla ummmm no nos quedó ninguna duda, es una zanahoria. También encontramos la flor del ajo silvestre, esa flor morada que destaca entre las blancas. Y ya que estábamos aproveché para hacerle unas fotos al canijo, que no me lo pone nada fácil porque se comporta como lo tiene que hacer un niño, jugando sin parar ;)Misión cumplida, nos fuimos a casa a ponerlas en agua.




Para acompañar el hallazgo tenía claro que quería preparar algo con zanahorias, algo fresco, de verano, luego pensé en usar alguna raíz más y me fui a comprar remolachas frescas (me da siempre mucha envidia las que saca Ajonjolí de su huerta) y encontré chirivías, nunca las había visto y me las traje también. Son de aspecto similar a las zanahorias, más leñosas, de color blanco y de sabor más suave, diferentes desde luego, seguro que están emparentadas pero no por su sabor.

Las zanahorias, las chirivías y las remolachas son tubérculos, añadí a la receta cebolla morada e hinojo que son bulbos. Tanto los tubérculos como los bulbos son tallos subterráneos dónde acumulan las plantas sus nutrientes aunque comúnmente les denominamos raíces por estar bajo tierra. Vale, vale vamos a por la receta =)




Ensalada de raíces

1 remolacha
1-2 zanahorias
1-2 chirivías
½ hinojo
1 cebolla morada
Albahaca y cilantro frescos
Aceite de oliva, 1 limón (su zumo y ralladura)
Un diente de ajo, cilantro, comino y pimienta negra (molidas)
Para acompañar: Quinoa Puedes sustituirla por pasta, arroz, avena…

Elaboración:
Pelamos las raíces (tubérculos y bulbos). Hacemos bastones finitos con ellas y las ponemos en un bol, todo en crudo, sobre ellas echamos el zumo del limón, las especias molidas, el ajo picado, un poco de sal y un buen chorretón de aceite de oliva virgen extra. Dejamos macerar en la nevera mínimo una hora. Mientras cocemos la quinoa que serviremos como acompañamiento, para ello la ponemos en un colador de malla fina y dejamos que corra el agua del grifo sobre ella. Ponemos agua a hervir y la incorporamos, en cuanto veas asomar el germen ya está lista. Escurrimos el exceso de agua y reservamos.
Para emplatar, comenzamos colocando una de las hojas de la remolacha (bien lavada), sobre ella servimos la quinoa, colocada con un aro de emplatar. Servimos una ración generosa de la ensalada y aliñamos con el líquido de maceración. Por último salpicamos con cilantro, albahaca fresca y la ralladura del limón, ajustamos la sal si fuese necesario.

21 comentarios:

  1. Deliciosa a mi con quinoa ya me va bien. La verdad la descubrí desde Ventanas Verdes y en casa nos encanta. Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la preparas de mil maneras y todas ellas deliciosas =)

      Eliminar
  2. Preciosas flores; en donde yo pasaba los veranos de pequeña había a montones en los campos y siempre me han gustado, con esas delicadas umbelas de encaje. Y preciosas fotos, llenas de sabor a verano. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii Fernanda como encaje, son tan monas!!!

      Eliminar
  3. Una ensalada muy apetecible! Y como aún no he probado la Quinoa, voy a tomar nota y aprovecho la ocasión con esta receta! bss

    ResponderEliminar
  4. ains mi niña! acabo de recibir el mail con la entrada, qué post más bonito!! qué guapo Abel... me lo imagino en plan, venga, sonríe para una foto, y él nooooo e irse corriendo, tan bello!!! menos mal que tiene una mamá superfotógrafa que siempre lo pilla en el mejor momento!
    qué gozada tener todas esas "cositas" silvestres cerca de casa :) un jardín a tu disposición!! y qué belleza de ensalada! la probaré esta semana sin duda, pondré todo menos hinojo que no me gusta mucho... e iré a por chirivías al mercado, seguramente caiga con arroz ¿sabes que siempre que veo remolachas frescas me acuerdo de ti? :)
    un beso, mi niña! que tengas un lindo martes!

    ResponderEliminar
  5. Pues menudo descubrimiento! La verdad es que es una maravilla!
    Al igual que las fotos...¡qué pasada!!! Me han encantado!!!
    No suelo preparar quinoa en casa. De hecho, creo que solo la he preparado una vez. Pero bueno, creo que me voy a tener que poner manos a la obra ya! Porque esta ensalada tiene que estar riquísima!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso ¿verdad? el origen de las zanahorias escondido en estas florecillas ;)
      Besos!!!

      Eliminar
  6. ¡Qué mayor está!

    Deliciosa receta para dar salida a la quinoa .. gracias Heva!! La quinoa siempre se me pasa y se convierte en un mazacote. Mira qué es fácil, pero no le cojo el punto!!

    ¿Cuánto tiempo sueles hervirla?

    Bss,
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarda poco, alrededor de 15 minutos pero no la suelo dejar sola porque si se pasa no me gusta, en su punto como la pasta =)
      Un besazo Silvia!!!

      Eliminar
  7. Ese canijo guapísimo!!! ains, no sabes como te entiendo ;)
    Y una rica ensalada de raíces, aunque a mi la chirivía no me apasione probaría sin dudar esta receta, y no solo por qué la acompañes de preciosas flores, que también alegran la vista, si no por qué está llena de color, y eso ilumina el día.
    Un besito preciosa

    ResponderEliminar
  8. Qué apetecible, con lo que me gustan a mí las ensaladas... y qué original.
    Las fotos, una vez más, preciosas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Heva, no sé por dónde empezar!! Las imágenes son una pasada, no pueden se más bonitas, invitan a devorar raices así, en crudo!, tu niño también de mordisco y lo de las zanahorias silvestres de lo más interesante!! Me daré un paseíto este finde a ver si aquí se dan, esas flores me resultan familiares...
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que las encontrarás Laura, espero verlas pronto ¡Muack!!!

      Eliminar
    2. Las encontré Hevita mía!! Eso sí, un poco famélicas las pobrecillas que encontré, jajaja. Seguiré buscandoooo
      Muaks y feliz semana,

      Eliminar
  10. Espectacular, debe estar rica. Nosotros también nos hemos hecho adictos a la quinoa.
    Os dejo una de mil maneras de prepararla.
    http://ovillodegato.blogspot.com.es/2014/07/bolitas-de-quinoa-con-espinacas.html
    Besos

    ResponderEliminar