Google Tarjeta d embarque: Bimi con quinoa, coulis de tomate asado y aceite de ajo negro

Bimi con quinoa, coulis de tomate asado y aceite de ajo negro



Llevo tres meses con mucho trabajo y eso supone que tenga un poco abandonado el blog, si me sigues en RRSS te lo habrás imaginado. Si el blog está abandonado la cocina de mi casa también, no es que dejemos de comer de manera equilibrada pero los platos son más rutinarios y dejo de jugar con mis verduras.

Esta semana estoy bastante más relajada, puedo dedicar mucho tiempo a mis chicos ¡por fin!, puedo hacer fotos por placer, en plena primavera eso supone que mi ordenador se llene de flores, y las mesas de casa también, que me gustan mucho las flores silvestres jeje. Voy cazando a mis chicos (con la cámara) mientras juegan… Y por supuesto cocino disfrutando, hoy hemos probado el bimi, una hortaliza que nace de la unión del brócoli y la col china, su tallo es muy similar al espárrago triguero y la punta es prácticamente una flor de brócoli. 

Hacía tiempo que la había visto en prensa pero no en el mercado, ayer la encontré en el supermercado y no lo dude, me la traje, eso sí, debería ser un poco más verde de lo que yo la encontré pero no por eso me iba a quedar sin probar ;) Necesita poca cocción, se puede comer en crudo si los tallos son finos, salteada, a la plancha o, como he hecho yo hoy, simplemente blanqueada durante unos segundos en agua hirviendo.





Bimi con quinoa, coulis de tomate asado y aceite de ajo negro (2-3 raciones)

200 gr de Bimi
1 taza de quinoa
10 tomates cherry
3 dientes de ajo negro
Aceite de oliva, sal, pimienta y sirope de agave (o miel según sea tu dieta)

Elaboración:

Comenzamos asando los tomates cherry, para ello los cortamos por la mitad, les ponemos una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva. Los asamos durante media hora a 200°. Mientras preparamos la quinoa. Ponemos el grano en una colador de malla fina  y los lavamos bajo el chorro del grifo, así evitaremos que se amarga, además de aprovechar mejor los nutrientes. Ponemos el doble de agua que de quinoa en un cazo, cuando rompa a hervir incorporamos el grano y cocemos durante 15 minutos o hasta que te quedes sin agua (yo no suelo dejarla tanto tiempo, me gusta que quede un poco al dente). La dejamos atemperar.

Una vez estén tiernos los tomates los sacamos del horno, les quitamos la piel y trituramos la pulpa, añadimos media cucharadita de sirope de agave (o miel), una cucharada de aceite de oliva virgen extra y salpimentamos a nuestro gusto. Si ha quedado caldo en la bandeja del horno lo añadimos al vaso de la batidora. Trituramos hasta que quede homogéneo. Disponemos en una jarrita. Lavamos el vaso de la batidora, ponemos de nuevo un poco de aceite de oliva virgen extra y los tres dientes de ajo negro, trituramos, dejamos reposar cinco minutos y colamos.

Por último preparamos el blini, para ello ponemos agua en un cazo, cuando rompa a hervir ponemos los ramilletes, dejamos en el agua 30 segundos y los sacamos, si quieres que conserven el verde remoja rápidamente en agua fría para cortar la cocción.
Emplatado, hacemos una base con la quinoa, encima ponemos el blini blanqueado y servimos acompañado del coulis de tomate y del aceite de ajo negro para que cada comensal se aliñe a su gusto.

9 comentarios:

  1. Ayer cenamos bimi. Nos gusta mucho, pero siempre lo preparo igual, así que me llevo la receta!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué buena pinta esta receta y tan sana , yo nunca he probado estos ingredientes estoy deseando hacerlo, además las fotos son tan bonitas que apetece más todavía

    ResponderEliminar
  3. Lo desconocía pero suena saludable y apetitoso, además como me encanta la quinoa me parece una manera estupenda de preparar <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa el brecol es la verdura que más éxito tiene por eso me apetecía mucho encontrar esta variedad y la verdad es que no me ha desfraudado. Ya me contarás si lo encuentras. Un beso ♥

      Eliminar
  4. broccolini! lo tuvimos plantado en el huerto, es muy rico, mejor cuanto más jóvenes los tallos. No sabía que se llamaba bimi también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo conocía como broccolini, buscaré semillas para ponerlo en el huerto. Supongo que el nombre Bimi será una marca registrada mientras que broccolini será el genérico. Gracias por la aclaración :) Un besazo!!!

      Eliminar
  5. Felicidades por el blog. Me ha encantado. Las fotografías preciosas y los platos ricos ricos. Moi ben feito! Te encontré y aquí me quedo para seguirte eso seguro. Un saludo de otra cocinilla con cámara (Chefslunáticas.blogspot)

    ResponderEliminar